Avid hace realidad una historia épica

Avid hace realidad una historia épica

Con más de 300 participantes detrás y delante de las cámaras, estaba claro que la adaptación de HBO de la famosa serie de novelas Canción de hielo y fuego de G. R. R. Martin iba a ser épica.

Era evidente que este drama fantástico necesitaría gestionar una cantidad “épica” de material y asegurar que las fases de edición offline y online, corrección de color y postproducción de audio conservarían la espectacular producción y el aspecto cinematográfico del rodaje.

Avid, parte crucial de la serie de Juego de tronos

Unos requisitos de producción extraordinarios

Uno de los pocos estudios de cine del mundo que podía manejar este nivel de producción era el complejo de Paint Hall Studio en Belfast (Irlanda del Norte), con un espacio de más de tres hectáreas. El rodaje comenzó en junio de 2010 con cámaras ARRI ALEXA, en formato HDCam SR de Sony. El estudio cercano Yellow Moon se hizo cargo de producir la edición offline y los dailies con Media Composer de Avid.

Mediante los 16 terabytes del almacenamiento compartido de un sistema Avid Unity, este flujo de trabajo se transportaba a Screen Scene en Dublín, donde tenía lugar el “online” con Avid DS 10.5. Allí, una combinación de Avid ICON y Pro Tools también producía la mezcla final de audio para ponerles el toque a las espectaculares imágenes.

Avid Unity funcionaba sin problemas con los equipos Mac del equipo de la HBO, que debían transferir los dailies a Estados Unidos. Por su parte, el equipo usaba una instalación Cache-A LTO de almacenamiento de datos como archivo adicional, y este también funcionaba con Unity.

Juego de tronos ha sido, con mucho, la mayor producción televisiva que se ha filmado en Irlanda del Norte. Era fundamental que contásemos con una red de infraestructuras y soporte que estuviese a la altura de la serie; y en Tyrell y en Avid hemos encontrado esa ayuda”, comenta el director ejecutivo de Yellow Moon, Greg Darby.

 

 
 Es llamativo lo eficientemente que hemos podido trabajar entre Belfast, Dublín, Londres, Nueva York y Los Ángeles… hasta simultáneamente algunas veces.
Greg Spence, productor asociado de Screen Scene.

Un flujo de trabajo colaborativo

Yellow Moon, Screen Scene y el equipo de postproducción de la HBO colaboraron para diseñar un flujo de trabajo asumible dentro de los plazos de tiempo con los que se contaba.  Así, tan pronto como concluyó el rodaje diario en Belfast, el material se envió a Screen Scene en Dublín, que estaba preparado para las tareas restantes de edición online, efectos visuales, acabado de la imagen y postproducción de sonido. Un distribuidor de Avid de nivel Élite, Tyrell CCT, también jugó un papel significativo en la nueva puesta en marcha de los sistemas de edición y en la transferencia de los datos de Unity y el material offline a Dublín.

Avid, parte crucial de la serie de Juego de tronos

Uno de los retos principales de los técnicos de Screen Scene era asegurar que las personas a cargo de la mezcla y la edición pudiesen ver todas las pistas, en distintas configuraciones y en todo momento. Esto precisaba que el sistema de almacenamiento Unity accediese instantáneamente a la imagen de origen en DNX36 y la derivase al proyector Christie “central” para asegurar que las imágenes de la mezcla estaban actualizadas y se veían bien en todo momento.  Por su parte, el equipo de sonido dirigido por Stefan Henrix trabajaba con Pro Tools en la sala de mezcla, manejando hasta 800 pistas virtuales.

Screen Scene jugó un papel importante en los efectos visuales y agrupó un numeroso equipo de artistas en The Scullery, su zona dedicada de efectos visuales. El supervisor de efectos visuales de Screen Scene, Ed Bruce, comenta: “El flujo de trabajo que creamos en el estudio nos permitió proporcionar versiones temporales para la edición y reemplazarlas automáticamente en la línea de tiempo con los planos acabados. Funcionó estupendamente: los procesos seguían adelante sin tener que intervenir nosotros”.

Para el acabado, el equipo de edición online empleó dos sistemas Avid DS 10.5 conectados a una SAN (red de área de almacenamiento) de alta velocidad de Rorke Data. Los archivos DPX se importaban a Avid DS para el acabado, pero seguían siendo accesibles para el etalonador de Screen Scene, Gary Curran, que realizaba la corrección final de color en Nucoda Film Master de Digital Vision.

 

La ventaja Avid

Una de las mayores ventajas para las 60 personas de Screen Scene involucradas en el proyecto fue que las secciones de edición offline, postproducción de sonido, efectos visuales, corrección de color y acabado estaban a pocos pasos una de otra, lo que fue algo vital para cumplir con los planes de producción.

“Hemos superado muchos desafíos para entregar los 10 episodios de la temporada”, corrobora el productor asociado, Greg Spence. “Imagen y sonido tenían unas ambiciones tan grandes como ajustados eran sus plazos”, añade Jim Duggan, director ejecutivo de Screen Scene. “Y frente a estas situaciones, se requieren formas de trabajar inteligentes y eficientes. Junto a nuestros partners, pudimos crear un flujo de trabajo que permitía que cada parte de la producción, es decir, imagen, sonido, color y efectos, se transfiriese de forma segura a donde debiese llegar”.

Bryan Malone, de Tyrell CCT, concluye desde su perspectiva como distribuidor de Avid: “Dado que somos el único distribuidor en Irlanda que lleva vídeo y audio, estuvimos encantados de aportar nuestra experiencia al proyecto. Con suerte, seguiremos ampliando nuestra cartera de proyectos de cine y televisión de alta gama y generando trabajo alrededor del mundo”.