Un reparto estelar “revive” el clásico álbum Third/Sister Lovers de Big Star

El escenario del histórico estudio Paramount en Austin (Texas) ha visto actuar a generaciones de artistas legendarios. Ahora puede añadir a esa larga lista un concierto que reúne a un conjunto de leyendas musicales para recrear el tercer álbum de Big Star, Third/Sister Lovers. Para grantizar que el sonido y el espíritu de la grabación original prevalecieran, el equipo eligió dos sistemas VENUE SC48 para llevar a cabo el espectáculo.

Liderada por Jody Stephens, el batería de Big Star, la lista de músicos que aparecen en el escenario para hacer honor a la influencia musical de la banda incluyen a Mike Mills (R.E.M.), Peter Buck (R.E.M.), Mitch Easter (Let's Active), Tommy Stinson (The Replacements), M. Ward (She and Him), Chris Stamey (The dB's), Ken Stringfellow (The Posies), Jon Auer (The Posies) y Pat Sansone (Wilco). Una orquesta de 14 músicos, entre los que se econtraba el cuarteto de cuerda Tosca, se unió a la iniciativa.

Hicieron falta muchos músicos (junto con algo de innovación avanzada de Avid) para recrear los temas de Third/Sister Lovers, un álbum calificado como uno de los más influyentes de la música pop. Las 19 canciones del lanzamiento incluyen un varios trucos de estudio, como el uso de un retardo slapback en pianos, compresión de bus en pistas de batería y un uso equilibrado de la reverb de placas encontrada en los estudios Ardent en Memphis (Tennessee), donde se grabó el álbum en 1974.

El ingeniero de FOH Nick Pellicciotto (que ha trabajado con Lucinda Williams, Fugazi, Modest Mouse, etc.) se encargaba de garantizar que el público escuchara la actuación lo más auténtica con respecto al original como fuera posible, así como de grabar la actuación para un lanzamiento posterior. Para satisfacer ambas demandas, volvió a utilizar un par de sistemas Avid VENUE (un sistema VENUE SC48 Remote en el FOH y una consola VENUE SC48 en la posición de monitores).

Para Pellicciotto, hacer coincidir todos los trucos de estudio que la banda utilizó en el álbum en una configuración en directo se convirtió en una tarea mucho más fácil con VENUE, sobre todo porque pudo comenzar a programar el espectáculo antes incluso de poner un pie en el escenario. Solamente este detalle le ahorró horas de tiempo de preparación el día del show.

“Tenía la lista de temas días antes del espectáculo”, explica Pellicciotto, “así que, usando el software VENUE por sí solo, pude crear un archivo de show con todos los nombres de canal para la sesión de Pro Tools y la consola en FOH. Los técnicos de Paramount se pusieron en contacto conmigo y me explicaron las conexiones que llevaban los altavoces de PA, para que pudiera configurarlo todo y preprogramar algunos efectos, ya que tengo los mismos plug-ins en mi sistema Pro Tools en casa. Escuché el álbum original para apreciar los diferentes efectos, en especial los tiempos de reverb utilizados, e intenté que coincidieran estrechamente”.

De hecho, comenta, todo ese tiempo de preproducción y los plug-ins hicieron que la mezcla en directo fuera mucho mejor. “Con todos los plug-ins al alcance de la mano, pude recrear los efectos retro mucho más fácilmente que si tuviera que utilizar procesadores externos”, admite. “Por ejemplo, hay mucha compresión de bus en las pistas de batería en ese álbum. Pude enviar las pistas de batería a un subgrupo y y utilizar Smack! [plug-in compresor de Avid] en toda la submezcla de batería. También envié todos los canales de batería individuales a la derecha y a la izquierda; después fui procesando lentamente el subgrupo de batería con esa compresión extrema y obtuve ese sonido de batería comprimido tan fresco y cool que aparece en toda la grabación.

“Además, puedes configurar muchos envíos de efectos diferentes, para tener cinco reverbs y retardos distintos; así puedes establecerlos como presets y tener instantáneas y rellamadas para cada canción. De este modo puedes personalizar cada canción para adaptarla al sonido que estás intentando crear a partir de la grabación”.

Pellicciotto grabó el evento (para un lanzamiento potencial del directo) en Pro Tools 10, en un par de Apple MacBook Pro a través de la conexión FireWire integrada en SC48. Capturó 32 canales de la banda y los vocalistas en la posición FOH. Se grabaron otros 18 canales (la orquesta y un par de micrófonos del público) en el equipo, desde la parte de monitores. Esas pistas se grabaron directamente desde los previos de micro, sin ninguno de los efectos que él utilizó para que el espectáculo sonara bien en la sala, aunque grabó una pista estéreo de la mezcla FOH como referencia.

Las dos consolas SC48 se sincronizaron con Word Clock. “La idea era que quien vaya a mezclar [la grabación del show] tendrá que sincronizar las pistas de la orquesta con las pistas principales del grupo manualmente”, explica Pellicciotto. “Esto no es difícil, dado que ambas sesiones de Pro Tools compartían la misma señal de Word Clock”.

Después de escuchar las pistas mientras las compila para la mezcla del álbum en directo, Pellicciotto sigue impresionado recordando el espectáculo. “El hecho de poder grabar 32 pistas con un cable FireWire conectado a un MacBook Pro cualquiera, y hacer que la grabación dure dos horas y media seguidas, sin errores ni problemas técnicos, es genial”, afirma. “La grabación suena fenomenal. Y tener la capacidad de configurar el sistema con una combinación de E/S locales y remotas y utilizando tarjetas Snake Ethernet [a través de Ethernet AVB] en lugar de multinúcleo hizo la noche entera más fácil. Además, la fidelidad y flexibilidad de VENUE hizo que sonara mejor de lo que esperábamos”.