Chris Cox: un músico dedicado a su arte

Técnico de remezclas, productor, DJ, músico, técnico de mezclas
Los Ángeles (California, EE.UU.)

Chris Cox siempre se ha concentrado en su música. “He dedicado tanto de mi vida a ella. Mi tiempo, mi dinero, mi salud, mi vida social y mis relaciones, por el amor a la música, al público y a lo que hago”. Es por esto que no resulta sorprendente que el productor, remezclador, solista, DJ internacional y propietario de un sello haya alcanzado el nivel de éxito del que disfruta. Chris ha logrado primer puesto del Billboard Dance Club Hits nada menos que 43 veces. También tiene un primer lugar por su trabajo de remezcla, y un número uno del Billboard Electronic Album por su producción y remezcla del álbum de Hannah Montana “Hannah Montana 2 Non-Stop Dance Party”, una nominación al Grammy en 2004 por producir a la superestrella Cher, y ganó dos veces el premio de Remixer del año en los International Dance Music Awards.


Más música, menos ratón

Las superficies Artist Control y Artist Mix se han convertido en el centro de mi estudio, sustituyendo a mi consola. Tengo una estación de trabajo manejada por dos controladores Artist Series (conjuntamente con el teclado y ratón de mi ordenador) y los uso en cada aspecto de la producción: automatización, movimiento de faders, edición, ajuste de plug-ins, y diseño de sonido de instrumentos.

Han cambiado completamente mi modo de trabajo y he podido mezclar más orgánicamente que en muchos años anteriores. Con estos controladores puedo manejar los faders y diales con los dedos, lo que me devuelve un sentido de musicalidad ausente en las mezclas con ratón y teclado. Mezclar con ratón y teclado se parece más a trabajar en una oficina que a hacer música, sin contar con que desarrollé un serio síndrome del túnel carpiano y tendinitis por usar tanto el ratón. Los controladores Artist Series me han evitado mucho dolor físico en las sesiones largas y han hecho todo más creativo y disfrutable.

Trabajo a otro nivel

Los Artist han incrementado muchísimo mi productividad, acelerado mi flujo de trabajo, y sin duda han llevado mi juego a otro nivel.No  me he sentido tan conectado al proceso desde que trabajaba en consolas analógicas. Los demás controladores que he probado se sienten como juguetes de plástico, con faders baratos que nunca resultan precisos. Los faders y mandos de los controladores Artist se sienten absolutamente profesionales. ¡Es como si estuvieras mezclando en una consola grande de alto nivel! El texto de la banda de canal cambia según qué operación esté seleccionada en el ordenador, y eso es maravilloso porque se pueden ver las configuraciones de muchas cosas a la vez, sin mirar el monitor.

La coherencia es la clave

Me encanta el protocolo de control EUCON debido a su alta resolución, es mucho mejor que MIDI, y lo más importante es que ‘habla’ con cualquier aplicación que se esté usando. Con la mayoría de los controladores debes hacer toneladas de configuraciones solo para poder hacer algo con una aplicación, y debes repetir todo el proceso si usas más de una aplicación. Yo uso muchas DAWs y ahora puedo trabajar de forma coherente, sin importar con qué programa estoy.

Configuración en pocos minutos

Me sorprendió lo sencillo que es de aprender y usar. Con él pude acceder instantáneamente a cada parámetro de mi secuenciador. Tuve que aprender una que otra cosa, pero todo resultó bastante lógico. La configuración básica para mezclar estuvo lista a los pocos minutos de la instalación. La consola Artist te permite ir mucho más profundo y personalizar todo lo que haces. Puede ser sencillo si lo prefieres, pero REALMENTE puedes hacer toda clase de ajustes y parámetros si eso te va.

Trabaja con lo que sea

Los controladores Artist Series funcionan con CUALQUIER programa, así que resulta divertido manejar cosas como Safari y el iChat con la pantalla táctil. ¡Mola mucho hacer zoom con la rueda de jog! También es divertido configurar un sinte en soft, y programar sonidos con faders en lugar de usar diales. Es algo totalmente distinto.