Fernand Bos

Bos es un destacado editor musical de Hollywood. Ello le supone cambiar a menudo entre distintas aplicaciones. Para simplificar su flujo de trabajo, eligió MC Pro.

El nuevo estudio del editor musical independiente Fernand Bos en Long Beach, California, tiene un aspecto muy elegante y de alta tecnología con una superficie de control MC y la pantalla en la sección central. Esta aparentemente sencilla superficie de control es, no obstante, una de las herramientas de producción y postproducción más potentes del mercado. De hecho, gracias a la nueva MC para controlar aplicaciones creativas, Bos puede lucirse de verdad en este estudio.

Bos, cuyos créditos fílmicos incluyen numerosas películas como Cold Mountain, de Miramax Films, La sombra de la sospecha, de 20th Century Fox y Regency Films y Equipo Marshall, de Warner Brothers, ha trabajado como supervisor de edición musical para una casi inacabable lista de éxitos. Como uno de los primeros usuarios de MC, trabaja con la más avanzada tecnología de superficies de control… y le encanta.

A diferencia de muchas superficies de control que están optimizadas para una aplicación u otra en particular, la MC se diferencia por interactuar con y controlar cualquier aplicación. “Trabajo con varias aplicaciones distintas”, dice Bos, “y esta es una razón clave para haber seleccionado la MC”.

La capacidad de simplificar el workflow es otra característica fundamental de la MC y también esto impresionó a Bos. "Cuando conmuto entre aplicaciones en la MC —señala—, mi workflow no se modifica. Puedo pasar de Pro Tools a Digital Performer con solo tocar un botón y no necesito retirar las manos del controlador”.

“En mi estudio —continúa— el único equipamiento sobre la mesa es la MC y el monitor del ordenador. Todo el trabajo se hace hace en la MC. Debido a que tengo atajos para todo asignados a los SmartSwitches LCD de la MC, ya no necesito desplazarme por la aplicación haciendo clic en las distintas funciones, seleccionar en menús desplegables y cosas similares. Todo esto está al alcance de un botón dedicado, lo que acelera todo el trabajo. Hay menos movimiento, por lo que soy más eficiente. Es una forma mucho más fácil y tranquila de trabajar”.

El hecho de que la MC sea tan configurable también se ha ganado las alabanzas de Bos. “Me encanta que este controlador sea tan personalizable”, agrega. “No me siento atrapado por el modo en que algún programador piense que yo debería trabajar”. Cada persona tiene su propio proceso creativo, y la capacidad de personalizar la MC exactamente como uno desea es fantástica. Finalmente, la tecnología se ha hecho secundaria al proceso creativo, y eso muy importante, dado que minimiza las distracciones”.

La MC ha sido diseñada para trabajar con cualquier aplicación sobre Ethernet con el innovador protocolo EUCON de alta velocidad. Una aplicación cliente en el Mac o PC toma los comandos de EUCON del MC y los traduce para la aplicación activa. Esto incluye datos de teclado normal y de la bola óptica, más información sobre faders, controles y mediciones. La MC se integra estrechamente con Logic Pro de Bos y Nuendo, que tienen adaptadores de cliente EUCON específicos, así como ofrece pleno control de Pro Tools y Digital Performer.

“La MC funciona muy bien con Pro Tools”, afirma Bos. “La plantilla o conjunto de controles de la aplicación creado para Pro Tools está muy bien pensado y, por supuesto, es personalizable. Incluye iconos y texto para cada botón, así que uno sabe exactamente con lo que está trabajando, lo que facilita empezar a usar el controlador con Pro Tools. Realmente siento que uno se puede sentar frente a la MC sin haberla usado jamás, y empezar a trabajar de inmediato. La curva de aprendizaje es muy breve, de manera que trabajar a plena marcha no resulta difícil en absoluto”.
“La cantidad de información visual que ofrece la MC hace que trabajar con Pro Tools resulte muy fácil. Y la pantalla táctil es fantástica”, dice Bos. “Puedo poner rápidamente en solo, silenciar y seleccionar pistas según sea necesario, con mucha más velocidad que lo que podría hacerlo con faders o usando el ratón. Me encanta que los diales programables sean táctiles y que el sistema muestre la función del dial hasta el momento en que lo toco, cuando cambia a su valor actual. De esta forma, puedo ver muy rápidamente qué y cuánto estoy ajustando cuando tengo abierto un plug-in”.

Uno de los aspectos de la MC que Bos prefiere es su capacidad de seguir la pista señalada (“Follow Attentioned Track”). Esta característica permite asignar un fader con la función “Follow Attentioned Track”, y esta asignación permanece fija a voluntad, por lo que el músico puede moverse por un proyecto mientras mantiene el acceso inmediato a la pista seleccionada. “Con una sesión grande de, digamos, 80 pistas —señala Bos—, puedo desplazarme por el proyecto y disponer instantáneamente de un fader para cualquier pista que haya seleccionado. Esta función hace extremadamente rápido y fácil efectuar ajustes rápidos mientras se trabaja”.

El mapeado es otra característica que gusta mucho a Bos. Bos señala que “con el mapeado, puedo asignar cualquier pista a cualquier fader, y también fijar un fader dado en su lugar. Puedo guardar todos estos mapas como distribuciones personalizadas (Layouts). De esta forma, puedo tener una distribución que utilizo al editar y otra disposición que utilizo cuando estoy mezclando con un fader para el diálogo, otro para la música, y un tercero para los efectos. Al toque de un botón, puedo conmutar entre distribuciones sin cambiar el orden de pistas en mi configuración actual”.

Como la MC es flexible en el trabajo con aplicaciones múltiples, Bos halla la capacidad de bloquear secciones extremadamente útil para cambiar entre aplicaciones abiertas. Con una base de datos FileMaker llamada CueChronicle, Bos y el compositor de la película pueden compartir información al tiempo que resuelven los problemas que surgen durante el proceso de edición. “Dado que la MC te permite fijar secciones específicas del controlador a una aplicación, puedo vincular los controles de transporte a Pro Tools y, mientras controlo la reproducción, navegar dentro de mi base de datos FileMaker CueChronicle al mismo tiempo. Normalmente, para hacer esto necesitaría al menos otro teclado y ratón, u otro controlador.

Al preguntarle qué les diría a otros posibles clientes de MC, Bos declara: “La calidad de diseño de la MC es fantástica. Es un controlador realmente bien fabricado por una empresa que entiende de consolas, y se nota. Igualmente significativo es el hecho de que el soporte técnico y la asistencia al cliente de Avid y GC Pro ha sido excelente. Durante el período previo a la venta, respondieron todas mis preguntas, y después de mi compra, el soporte ha seguido siendo igual de bueno. A medida que mi software evoluciona, también lo hace la MC. La unidad sigue siendo cada vez mejor y eso es fabuloso. Es agradable saber que el equipo que acabas de adquirir no está ya obsoleto para cuando abres la caja”.