Padre e hijo eligen VENUE para la gira de Jennifer Lopez

Aunque no es raro encontrar conexiones familiares en la industria musical, no es muy común ver a un padre y a un hijo trabajando en equipo en dos de los puestos más importantes para una gira de gran envergadura. Pero en el último espectáculo de la superestrella Jennifer Lopez, todo queda en familia.

Rick Camp, el ingeniero de FOH de Jennifer Lopez, es un veterano del sonido en directo que ha trabajo previamente con artistas como Destiny's Child y Beyoncé. Su hijo Noel Edwards se hace cargo de los altavoces en la gira. Y una noche cualquiera se puede ver a ambos detrás de sus respectivos sistemas VENUE; para Camp, se trata del sistema VENUE D-Show y para Edwards, de VENUE Profile.

Para cubrir a los diez miembros del grupo, cada sistema consta de un par de Stage Rack que suman un total de 70 entradas.

Para manejar sus mezclas de monitores, Edwards prefiere la consola Profile. “Prefiero una superficie compacta, ya que me permite hacer cualquier cosa que necesite rápidamente”, explica. “Tengo un montón de canales que se duplican. Por ejemplo, Jennifer puede tener un canal para su micro principal y otro para sus auriculares, y otro de reserva para cada uno. Y eso ya suma cuatro canales”.

A Camp le gusta usar tanto una consola D-Show como una Profile. “Últimamente me gusta más la Profile”, comenta. “Pero, de verdad, los sistemas son prácticamente intercambiables, al menos desde la perspectiva del usuario. Es muy fácil adaptarse”.

Al preguntarle sobre plug-ins, Camp afirma ser bastante orgánico en lo relativo a la mezcla de sonido para el público. “No uso demasiados plug-ins, solo un poco de ecualización y compresión. Nada demasiado exótico. Hago la mayoría de la ecualización utilizando el EQ integrado de VENUE, que me encanta, y los compresores incluidos en los teclados. Empleo el plug-in Sony Oxford para la voz de J-Lo. También me gustan el compresor y el EQ de Waves SSL, así como el L3 Ultramaximizer y MaxxBass”.

Aunque admite ser de la vieja escuela analógica, a Camp no le asusta lo digital. “Me gusta usar automatización de instantáneas para algunos cambios básicos de EQ, sobre todo en alguno de los bucles de fondo. Pero suelo hacer casi todo en directo, al estilo analógico”.

Gracias a la estrecha integración del sistema VENUE con Pro Tools, cada espectáculo llega en modo multipista al sistema Pro Tools|HD, que está conectado al sistema FOH. Y eso también permite a Camp hacer un uso completo de la función Virtual Soundcheck. “Hicimos varias actuaciones hace un par de meses en el Mohegan Sun Arena, una sala de 10 000 asientos en Connecticut, y pude grabar el ensayo de producción y utilizarlo cuando se fue la banda para ajustar mi mezcla con precisión”, comenta. “Es genial, porque no sería posible sentarme ahí y ‘rebobinar’ el grupo a mi antojo. Y aunque lo fuera, seguro que no tocarían con la misma energía cada vez. Así que, al utilizar Virtual Soundcheck, pude trabajar en mis ajustes de EQ y compresión en una sala vacía y en silencio donde podía escuchar los cambios sutiles que nunca podría captar en un entorno en directo”.

En última instancia, la calidad de sonido y la fiabilidad de los sistemas VENUE es lo que los convierte en la elección de confianza para padre e hijo. “Una de las razones por las que trabajamos tan bien juntos es porque ambos sabemos que no vamos a dejar salir al artista al escenario hasta que todo esté perfecto”, comenta Edwards. “Tener los sistemas VENUE en el FOH y en los monitores contribuye en gran medida a saber que todo va a ir bien”.