Klaus Badelt

Compositor cinematográfico, productor, técnico, músico por afición
Los Ángeles (California, EE.UU.)

Un artista de contrastes

Aunque la épica partitura de Piratas del Caribe lo llevó al cielo de Hollywood, la verdadera pasión del compositor Klaus Badelt es combinar proyectos de naturaleza muy diferente. Desde componer para pequeñas películas independientes hasta escribir óperas, componer música para los Juegos Olímpicos de 2008 y crear la banda sonora de una superproducción de Hollywood, Badelt se considera “un cineasta, que da la casualidad que escribe música”.

Klaus, a quien le fascina la experimentación y salir de lo ordinario en su trabajo, reemplazó sus consolas de mezcla de gran formato tradicionales con la Artist Series en sus estudios de Los Ángeles y París.

Placer por partida doble

Actualmente tengo dos estudios, uno en Los Ángeles y otro en París, y estoy usando la configuración máxima de Artist Series en ambos: una MC Control y cuatro Artist Mix. Dado que compongo, produzco y mezclo en Logic 9 y uso Pro Tools para la reproducción de vídeo, conmuto constantemente entre los dos programas. Hasta el mobiliario lo hemos construido tomando en cuenta la ergonomía de las unidades, para que sean una incorporación eficiente al espacio de trabajo.

Una solución para muchos problemas

Simplificación del flujo de trabajo, velocidad, cambios y flexibilidad; esas son palabras clave en el mundo de la composición cinematográfica. Desde componer a programar, producir, grabar y llegar a la mezcla definitiva en 5.1 (o mezcla 56.28, como la que acabamos de hacer), yo me mantengo dentro del mismo entorno de software. Mi grupo de trabajo lo forman varios estudios “gemelos” que trabajan sincronizados en red, tanto local como internacionalmente. Los equipos se gestionan con software a medida y usan herramientas de código abierto que generalmente solo se encuentran en ingeniería de software.

Lo que solía ser ser un proceso de fases múltiples en una sola dirección (componer en un secuenciador, grabar en una DAW, mezclar en una consola digital) se ha convertido en un solo workflow lineal que ofrece una enorme flexibilidad a los cineastas y a mí mismo. Antes tenía que detenerme después de cada fase, imprimir copias esclavas, imprimir másters, incorporar efectos para la mezcla, etc., y cambiar el entorno cada vez… Ahora ya no puedo imaginarme quedar atado a una sala de mezclas, sin acceso a los eventos MIDI de origen.

Reemplazar la tradicional consola de mezcla de gran formato con la Artist Series ha conseguido que la producción multisala con secuenciadores y rellamada total llegue al nivel profesional al que yo estaba acostumbrado antes de la producción “todo en uno”… y añade muchas ventajas. Ahora puedo escribir, programar y hacer la mezcla automatizada de mis partituras mientras me desplazo de sala en sala… o a otro continente. ¡No hay ninguna otra combinación que pueda hacer esto!

La Artist Series se ajusta a un flujo de trabajo moderno

Usé las consolas durante muchos años y cuando vi la Artist Series, me di cuenta que era exactamente lo que yo esperaba. Para decirlo con sencillez: la Artist Series es una consola completa sin procesador de audio. Se acomoda perfectamente a mi proceso de composición, y la uso para controlar y cargar plug-ins, escribir automatización, ajustar niveles, etc. La respuesta intuitiva y la interacción que puedo lograr con estas unidades es maravillosa; la facilidad de uso no tiene igual. Y finalmente estamos dejando el MIDI atrás... La resolución y el timing vuelven a ser musicales.

EUCON supera los antiguos protocolos “tipo controlador” al modelar con precisión una consola, con todos los beneficios digitales y modulares del software. Aprovecho completamente todas las opciones personalizables como desplazarme entre los bancos por separado, configurar los faders prioritarios, guardar asignaciones, etc. Un pequeño truco que he aprendido es mantener mi MC Mix principal en un banco independiente, una configuración que está entre las preferencias de EuControl. Así, cuando navego por mis grandes arreglos, siempre tengo este “canal dorado” en el punto de escucha justo delante de mí, sin necesidad de configurarlo. Te diré que, salvo escribir la música, no hay casi ninguna otra cosa que no pueda hacer.

Fácil de aprender, fácil de usar

En realidad, la Artist Series no exige mucho aprendizaje; con el soporte incorporado de Logic y Pro Tools pude usarla de inmediato. ¡En Logic ni siquiera hace falta configurarla! Todo está dispuesto con claridad y las bandas de canal son fáciles de leer. Funciona del modo en que yo querría que funcionase… instintivamente.

El futuro de la producción musical

En primer lugar, creo que la mayor parte de los usuarios de producción musical se terminarán pasando a la producción todo en uno, y la Artist Series será la nueva consola. Verás que cuando todos se den cuenta de las ventajas… nadie querrá volver atrás.

A medida que las CPU se hagan cada vez más potentes, la aceleración por hardware se hará cada vez más innecesaria… pero siempre necesitaremos una fiable ergonomía táctil. EUCON y la Artist Series están en el primer puesto de este nuevo segmento del mercado. Me puedo imaginar que salas de mezcla de todo tamaño usen esta consola para sus DAW nativas… Es mucho más flexible que todo lo que he visto.

Esto vale también para aplicaciones de edición de vídeo: ¿qué editor no querría usar una Artist Control o Artist Mix para su Avid o Final Cut Pro?