Marco Migliari

Productor, ingeniero, mezclador, ingeniero de masterización
Bath, Reino Unido

Mezclas en Green Room

Marco nació en Italia y aprendió a tocar el piano de niño. Posteriormente desarrolló interés por la electrónica, el broadcast de radio, el refuerzo sonoro, el teatro clásico y de vanguardia y el sonido en directo. A los veintipocos años, trabajaba para empresas de PA como ingeniero autónomo de sonido en directo. Cuando se mudó al Reino Unido a los veinticinco, se inscribió en un curso de tecnología para darle un empujón a su carrera en la industria musical. Después contactó con Real World Studios de Peter Gabriel para obtener algo de experiencia laboral. Allí, sus conocimientos de electrónica le valieron tres becas consecutivas en el departamento de mantenimiento del estudio (el llamado “Workshop”), donde no solo realizaba tareas rutinarias de mantenimiento, reparación e instalación, sino que también aprendió sobre equipos y prácticas en el estudio.

La primera actuación en la que Marco realizó labores de ayudante fue una sesión de Genesis con el productor británico Trevor Horn. Más adelante, realizó algo de trabajo como autónomo en la última semana de grabación de Real World Studios y finalmente logró un puesto de ingeniero ayudante a tiempo completo para el año siguiente. En los doce años que Marco pasó trabajando con Real World, consiguió ascender a ingeniero en plantilla y finalmente a ingeniero senior; ejerció este puesto hasta su partida de la empresa en 2008.

Aunque todavía colabora a tiempo parcial con Real World como asesor técnico, Marco es ahora más que nada un productor e ingeniero autónomo que trabaja en Green Room, un estudio privado que se aloja en el complejo de instalaciones de Real World Studios. También escribe para las revistas Future Music (Reino Unido) y Computer Music & Project Studio (Italia) y contribuye en la página web de tutoriales de audio www.audiotuts.com.


El maestro de la mezcla

Tengo una combinación de Artist Mix y Artist Control, que uso sobre todo con Pro Tools como mesa de mezclas de 12 faders. En ocasiones uso también Logic Studio y Ableton Live con Pro Tools y los controladores son capaces de gestionarlo todo a la vez. Usar faders con Pro Tools es necesario a la hora de mezclar, no solo para controlar volúmenes, sino también para hacer un balance de forma rápida o realizar ajustes finos tras crear un conjunto de másters VCA. Yo suelo modificar los controles máster y dejar sin tocar los canales individuales. Tanto la Artist Mix como la Artist Control tienen faders muy sensibles; lo único por lo que me contengo y no añado otra Artist Mix para tener 20 faders es la limitación de espacio. No es extraño que trabaje con 12 másters VCA y estaría bien tenerlos todos a mi alcance frente a mí. Hace poco dos colegas productores han estado usando mi configuración sin ningún aprendizaje previo y consiguieron hacer su trabajo; incluso alabaron la respuesta de los faders.

Juegos de manos

La pantalla táctil de Artist Control es muy útil para controlar automatizaciones. He mapeado los comandos que más uso en una página, con lo que solo tengo que darle a la pantalla con un dedo sin levantar la otra mano de los faders. Muy guay.

Mezclas de música sin parar 

Las consolas Artist Mix y Artist Control son una pieza clave del estudio Green Room. Desde que las compré hace un año o así, he producido, mezclado y masterizado cuatro álbumes separados: uno de jazz (The Swiss), uno de música folk irlandesa (Guidewires), uno de una artista de jazz (Clare Teal) y un tercero de música indie desde los Países Bajos.Todos estos proyectos se grabaron en otra parte y se mezclaron en mi estudio; todas las mezclas se hicieron con mimo. Ya llevo varios meses de uso continuo hasta la fecha y actualmente estoy produciendo un disco de pop/rock y un quinteto instrumental, además de un disco neerlandés de músicas del mundo y uno experimental del batería original de King Crimson, Michael Giles. Todos los proyectos se terminarán con mi combinación de consolas Artist Series.