Media Composer hace de 2012 una realidad

En una época plagada de películas rebosantes de violencia gratuita en argumentos sin sustancia, la épica película 2012 del director Roland Emmerich ha conseguido el beneplácito de la crítica gracias a su impactante realismo, su intrincada trama y sus modernos efectos visuales.

En una época plagada de películas rebosantes de violencia gratuita en argumentos sin sustancia, la épica película 2012 del director Roland Emmerich ha conseguido el beneplácito de la crítica gracias a su impactante realismo, su intrincada trama y sus modernos efectos visuales. Los editores de la película, Peter Elliot y David Brenner, y los ayudantes de edición, Rob Malina y Rich Molina, han utilizado sistemas Avid Media Composer durante todo el proceso para cumplir sus ajustados planes de producción, incorporar más de 1.400 secuencias de efectos visuales y editar el material en colaboración desde dos países.

El argumento del film gira en torno a una predicción apocalíptica maya, que vaticina el fin del mundo el 21 de diciembre de 2012. Ese día, el movimiento del núcleo de la Tierra provoca el desplazamiento de las placas tectónicas. Se producen catastróficos terremotos y olas gigantes, multitud de ciudades se vienen abajo y California se hunde en el mar. Mientras el caos impera en la gran pantalla, Media Composer velaba para que no cundiera el pánico tras ella.

“Media Composer desempeñó un papel indispensable, incluso en las fases tempranas de preproducción”, afirma Elliot, y añade que “verdaderamente destaca durante la previsualización”. La previsualización, explica Elliot, es como un storyboard en movimiento donde se usan imágenes animadas por ordenador para planear la acción antes de realizar una toma. “La previsualización me permite trabajar con el director antes de rodar y así ver qué tiene en mente. Especialmente en una película como 2012, en la que los efectos son tan importantes, Media Composer me permite organizar esas tomas de previsualización y editarlas en la película; así puedo trabajar de forma intuitiva, sin necesidad de usar un croma ni tener que imaginarme cómo van a quedar”.

Historia de dos ciudades

El trabajo en varias ubicaciones siempre plantea problemas de logística, y el caso de 2012 no fue una excepción. “Toda la película se rodó en estudios de sonido en Vancouver”, dice Elliot. “Yo trabajaba en Vancouver y David estaba en Los Angeles. Roland viajaba entre los dos sitios, así que pedimos a los técnicos de Sony que crearan la misma configuración en ambos estudios para garantizar la coherencia: los mismos monitores, los mismos altavoces. Enviábamos archivos de una ubicación a otra constantemente, y el sistema [Avid] Unity [de almacenamiento compartido] hizo que el proceso funcionara a la perfección”.

“Utilizábamos Skype para comunicarnos y colaborar con ambos sistemas online”, añade Brenner. “Unity nos permitió compartir contenidos y mantener un workflow entre Vancouver y Los Angeles, como si estuviéramos en el mismo estudio”.

La escalabilidad del sistema Avid Unity ofreció claras ventajas según avanzaba el proyecto y se añadían más estaciones de trabajo Media Composer. “Cuando se agotaba el espacio de una unidad, no teníamos problemas para incrementar el tamaño del volumen”, explica el ayudante de edición Rich Molina. “El sistema entero es infinitamente adaptable”.

Esa adaptabilidad permitió que el equipo proporcionase a Roland Emmerich un entorno de trabajo idóneo para la creatividad. “Teníamos el equipo de mezclas y la sala de visualización conectados al mismo sistema Unity”, explica el ayudante de edición Rob Malina. “Transferir el material editado directamente a la sala de visualización supuso un gran ahorro de tiempo, y el director estaba encantado. Él se siente cómodo trabajando en la sala de visualización y podíamos editar directamente desde ahí”.

Todo en orden

Para un ayudante de edición la organización es esencial. “Entre las responsabilidades de un ayudante de edición está distribuir información y material a prácticamente todos los participantes en el proyecto”, dice Molina. “Somos como bibliotecarios, mantenemos las cosas organizadas para que los demás encuentren rápidamente lo que necesitan. Media Composer tiene un papel importante en mi trabajo, ya que me permite organizar enormes catálogos de efectos visuales”.

Malina está de acuerdo. “La organización lo es todo cuando se trabaja en un largometraje. Es esencial para encontrar algo a tiempo y saber dónde se encuentra cada cosa. Media Composer y Unity me han permitido organizarme. Tengo todas mis tomas y mis datos a mano, y los colegas de Sony Digital Picture Editorial realmente saben cómo trabajar con una configuración así.

Salta a la vista (y al oído)

Aunque ya sea habitual distribuir películas en alta definición, integrar el HD en todo el proceso de producción requería sistemas con gran capacidad de procesamiento hasta hace muy poco. Con Media Composer Nitris DX, Brenner y Elliot pudieron trabajar en HD de principio a fin, mejorando significativamente el proceso de edición.

“Editar en HD con Nitris ha cambiado enormemente nuestra forma de trabajar”, dice Brenner. “Especialmente con un director tan visual como Roland, la posibilidad de ver el material tan claramente nos facilitó decisiones cruciales sobre el enfoque y el color, y ver el material editado en pantalla grande. Así, nadie tiene dudas sobre cómo van a quedar las cosas”.

La otra dificultad al trabajar con HD es el almacenamiento, porque cada segundo de datos sin comprimir necesita 1,5 GB de espacio en disco. El códec DNx36 de Avid nos proporcionó una tecnología de compresión que usa un 80 % menos de espacio en disco, a la vez que genera imágenes con calidad muy superior a la definición estándar. “DNx36 nos facilita muchísimo la vida”, afirma Molina. “Con tanto material, la cantidad de espacio requerida en el disco duro habría sido abrumadora, y cualquier edición o composición habría resultado mucho más difícil”.

Las completas prestaciones de audio de Media Composer nos permitieron incorporar gran parte del diseño de sonido de la película al proceso de edición. “El sonido es muy importante en esta película”, dice Elliot, “y gracias a Media Composer pudimos manipular el audio de forma muy eficaz. Trabajábamos con una configuración de tres canales, izquierda-derecha-centro, y las 16 pistas nos permitieron crear seis pistas mono y cinco pares de pistas estéreo”.

“La posibilidad de importar y exportar archivos OMF desde Pro Tools es una gran ventaja”, añade Malina. “Indudablemente mejora la comunicación entre los aspectos de audio y vídeo de la producción”.

Las herramientas de un artista

“Para mí, el trabajo del editor es una extensión del guion: contamos historias”, concluye Elliot. “El flujo de trabajo de Media Composer es intuitivo. Me permite explorar diversas opciones creativas, probar distintas ediciones y aplicarlas rápidamente. Eso favorece enormemente el proceso creativo. Media Composer ha hecho la tecnología más transparente para que pueda centrarme en la historia”.