Technicolor (Francia)

Technicolor, cuyo objetivo es convertirse en líder en doblaje de Europa, abre un nuevo estudio en París con Pro Tools|HD y ICON.

Technicolor, proveedor de servicios de entrega y producción cinematográfica líder en Estados Unidos, ha aumentado con paso firme su negocio en Europa. La compañía adquirió recientemente Auditoriums de Joinville y Société Industrielle de Sonorisation para ampliar sus servicios de audio, y ScanLab y Duboi para ampliar su oferta de postproducción. Actualmente está reforzando aún más su posición en el sector de la postproducción en Europa con la apertura de un nuevo complejo de audio Technicolor Entertainment Services France (TESF) en la región Saint-Cloud de París. 

Para Technicolor, es la primera instalación europea de la compañía dedicada exclusivamente al doblaje de audio. Para Fred Taieb, mezclador y supervisor de doblaje, diseñador de audio y director de estudio en TESF, la elección de los sistemas de audio adecuados fue vital para garantizar el flujo de trabajo óptimo en la instalación y entre otros complejos Technicolor de todo el mundo. Sus sistemas preferidos: la familia Avid Pro Tools|HD.

“Todo el trabajo, [incluidos] la grabación, el doblaje y las voces superpuestas, se lleva a cabo completamente en Pro Tools|HD”, explica Taieb, “aunque se han instalado tres consolas Avid ICON integradas en los tres estudios de mezclas”.

Pro Tools|HD, Pro Tools 10 y ICON se convierten en el centro de atención

La instalación de 650 metros cuadrados se compone principalmente de seis estudios, tres para grabación y doblaje y tres para mezcla. Taieb, que participó activamente en la elección de los sistemas y las instrucciones técnicas, eligió los sistemas Pro Tools|HD para cada estudio: los sistemas Pro Tools|HD Native para los estudios de grabación y los sistemas Pro Tools|HDX para los estudios de mezcla, en función de las necesidades de los equipos.

“Dado que recibimos y entregamos todos los elementos en el formato de Pro Tools, resulta más fácil y fiable utilizar Pro Tools en todo el proceso”, aclara Taieb. “Es una herramienta realmente útil para el doblaje. En cuanto mis amigos americanos encargados del beta testing me confirmaron que Pro Tools HD 10 era realmente estable y no requería muchas actualizaciones de plug-ins, lo instalé sin pensármelo dos veces. Hemos obtenido resultados muy positivos. Gracias al modo en que gestiona la RAM con una caché de disco, Pro Tools HD 10 es notablemente más potente y nos permite trabajar de manera más eficiente y más rápido que antes”.

Entre los estudios dedicados a la postproducción de audio, los estudios 1, 2 y 4 son para la grabación, mientras que el estudio 3, que cuenta con una monitorización 7.1 y una superficie de control ICON D-Command ES, está dedicado a la mezcla. Los estudios 5 y 6, diseñados para el cine, están equipados con ICON D-Control ES en configuraciones de 32 o 48 faders.

“He mezclado con ICON desde 2003 y creo que D-Control es una máquina realmente eficaz”, declara Taieb entusiasmado. “La consola es fácil de usar, extremadamente eficaz y muy fiable. Combinando D-Control y Pro Tools HD 10 puedo olvidarme de la tecnología y centrarme en ser creativo y hacer bien mi trabajo”.

A Taieb le gustan especialmente las opciones de automatización avanzadas, que utiliza a diario. “En películas como Transformers, a veces he tenido que hacer rellamadas en la mezcla de la versión de audio en francés”, comenta. “Tres años más tarde, descubrí todos los elementos y la automatización, incluidos los plug-ins, con solo un par de clics. También es posible controlar los parámetros de procesamiento con los codificadores, así como con los faders. Me encanta hacerlo, por ejemplo, para controlar con precisión la extinción de una reverb para hacer coincidir con exactitud los movimientos de las personas con la imagen, mientras veo la imagen. Es perfecto, sencillo y accesible”.

Una cuestión internacional

Las películas que se estrenan en Europa, con su gran variedad de idiomas, requieren una serie de adaptaciones de doblaje. Aquí entran en escena instalaciones como TESF. “Cuando una película se distribuye internacionalmente, de los 40 idiomas necesarios, entre 28 y 32 se producen en Europa”, explica Taieb.

Para facilitar el intercambio de elementos de imagen y audio, al tiempo que se mantiene un elevado nivel de seguridad, TESF cuenta con una red privada técnica (TPN), que interconecta todas las instalaciones de Technicolor, en concreto su complejo de Hollywood, pero también otras ubicaciones de Canadá, Italia, el Reino Unido e incluso Tailandia. “El elemento común”, afirma Taieb, “es que con frecuencia recibimos una sesión de Pro Tools que incluye la información visual y voces en inglés como referencia”.

El camino hacia la mezcla multilingüística

Además de grabar y mezclar versiones de audio en francés de las distintas bandas sonoras de películas, Taieb quiere mezclar en Technicolor doblajes en otros idiomas. Dado que todo el procesamiento se lleva a cabo mediante plug-ins, cuyos ajustes se pueden rellamar al instante, resultaría realmente sencillo para el equipo desarrollar versiones multilingües de las mezclas.

“En unos segundos podemos rellamar los ajustes de reverb y especialización y todo el procesamiento que ya se ha preparado en Pro Tools para la versión de audio en francés, que luego [se puede] utilizar como base para las demás versiones”, explica Taieb. “Tenemos experiencia en mezcla en el ámbito europeo y podemos enfatizar la voz en mayor o menor medida, en función de las características de cada idioma”.