La trilogía de El hobbit cobra vida con la magia de Media Composer

Media Composer alcanza nuevas alturas tecnológicas

La trilogía El Hobbit de Peter Jackson es una de las más esperadas en la historia reciente del cine. Para dar vida a esta conocida historia, Jackson ha utilizado tecnología de punta y el esfuerzo combinado de un experimentado grupo de profesionales. Como colaborador en este audaz proyecto, Jackson tuvo a su lado a Jabez Olssen, quien trabajó por primera vez con el director en 2000 como ayudante de edición y operador en la trilogía de El señor de los anillos. Olssen será ahora el editor principal de las tres películas de El hobbit, y Media Composer es la clave de su éxito.

Cinco meses para fijar la edición

Al igual que con las películas del Anillo, la producción de las tres partes de El hobbit se hizo en un solo período de dieciocho meses. El enorme esfuerzo tecnológico llegó a involucrar hasta 60 cámaras Digital Cinema EPIC con tecnología RED, y adaptadas para el rodaje estereoscópico (en 3D). Finalmente, Olssen solo tuvo cinco meses después del rodaje para terminar la edición y que la primera parte —El hobbit: un viaje inesperado— estuviese lista para la exhibición.

Para entregar a tiempo, Olssen confió en la infraestructura de postproducción integrada por productos Avid. Para la edición se emplearon trece estaciones de trabajo Media Composer, incluidas 10 con equipos Nitris DX. Todos los sistemas de producción se pusieron en red mediante fibra y se conectaron a un sistema Avid ISIS 7000, con 128 TB de almacenamiento compartido. Y el almacenamiento tuvo una importancia fundamental: los tres títulos totalizaron 2200 horas de filmación, equivalentes a más de 7 millones de metros de película.

El equipo de edición estaba compuesto por ocho ayudantes de edición, y tres editores de efectos visuales. El flujo de trabajo usado fue similar a un proyecto filmado sobre película. “Consideramos a los archivos de la cámara RED como un negativo digital”, explica Olssen. “La empresa de Peter, Park Road Post Production, hacía de laboratorio digital. Se llevaban los archivos RED del plató y producían dailies para los ayudantes de edición, quienes se encarban de sincronizar, dividir y organizar los clip en los proyectos Avid. Dado que todos usábamos el almacenamiento compartido ISIS, yo podía acceder a los bins y al metraje, incluso cuando estaba en el plató, apenas lo ponían en línea. Gracias al flujo de trabajo Avid, trabajar con archivos RED no fue distinto a una producción normal”.

Comodidad en el montaje

 
 Gracias al flujo de trabajo Avid, trabajar con archivos RED no fue distinto a una producción normal”.
Jabez Olssen
Editor, trilogía de El hobbit

Durante la producción de la trilogía de El hobbit, Olssen disfrutó de la flexibilidad que le ofreció el sistema Avid. “La conexión por canal de fibra a ISIS nos permite trabajar sobre distancias mucho mayores”, explica. “Así pude trabajar en el plató con un sistema portátil Media Composer”.

La tecnología de última generación permitió también una mayor comodidad física. “Teníamos una caravana equipada como una cómoda sala de edición móvil”, continúa Olssen. “La llamábamos nuestro puesto móvil de edición o PME. Ahí podíamos ver rápidamente ediciones durante las pausas en la producción”.

La sala de edición principal tenía un sistema Media Composer completo con equipos Nitris DX conectado a una pantalla de plasma de 103 pulgadas para Jackson. El plan original era montar en 2D y periódicamente consolidar escenas para generar una versión estereoscópica que podíamos ver en el equipo Avid. Pero ellos lo hicieron de otra manera. “Peter se sentía cómodo con montar la película en 2D," explica Olssen. “Esto también era importante, ya que la mayoría de los cines exhibiría la versión en 2D de la película, pero cada pocas semanas, Park Road Post Production montaba una versión estéreo de 48 fps para que pudiésemos verla. Aunque suele ser necesario ajustar el montaje después de ver una peli en 3D, resultó que tuve que hacer muchos menos cambios de lo esperado. Ayudó que podíamos ver las ediciones de Media Composer directamente sobre una pantalla de 103", en lugar de tener que basarnos en un pequeño monitor de TV”.

Media Composer a fondo

El hobbit: un viaje inesperado tiene varios personajes generados por ordenador, como Gollum (interpretado por Andy Serkis) y Azog (a cargo de Manu Bennett). Los personajes fueron creados mediante la captura de movimiento, que consiste en filmar a los actores en vivo, y después usar CGI para animar los modelos del personajes. Editar las escenas de Gollum y Azog resultó complejo para Olssen, pero Media Composer se mostró a la altura de la tarea.

“Era fácil visualizar las escenas de Gollum porque Andy Serkis fue captado en el metraje real en directo”, dice Olssen. “Pero otros personajes como Azog fueron filmados separadamente en un escenario de captura de movimiento, lo que requirió que compusiéramos capas separadas en un solo plano. Editábamos en la línea de tiempo tanto vertical como horizontalmente. En las etapas iniciales, muchas de las escenas eran un pastiche de acción en directo y animaciones provisionales, así que usé la técnica de ‘picture in picture’ (PIP) para superponer elementos para determinar los tiempos de cada escena. “Naturalmente, tuve que hacer muchas composiciones temporales con fondo verde”, aclara. “Los enanos son actores de tamaño normal, así que en muchas de las escenas tuvimos que reducirlos y volverlos a ubicar en el plano”.

Una hecha, faltan dos

 
 La estabilidad y fiabilidad de Media Composer nos permite trabajar con películas exigentes como El hobbit con plazos cortos y sabiendo que el sistema no nos defraudará.
Jabez Olssen
Editor, trilogía de El hobbit

Los entusiastas de El hobbit ya esperan con impaciencia las próximas dos películas de la serie, lo que significa que la aventura continúa para Jabez Olssen. Muchos editores serían renuentes a actualizar su software en un proyecto tan a largo plazo, pero no Olssen. “En realidad, me gusta actualizar, porque quiero probar las nuevas características”, explica. “Otros paquetes de software de edición no lineal están bien para el trabajo individual, pero Media Composer es el único que funciona para una película enorme, llena de efectos visuales. No se puede subestimar el valor de permitir que todos los ayudantes de edición puedan abrir los mismos proyectos y bins. La estabilidad y fiabilidad de Media Composer nos permite trabajar con películas exigentes como El hobbit con plazos cortos y sabiendo que el sistema no nos defraudará”.